MI NUEVO AÑO . . .

Mi Nuevo Año

Hoy es mi cumpleaños, siempre me hace muy feliz cumplir años, no soy una persona que me guste hacer fiestas, no me encanta ser el centro de atención, en realidad me estresa.

Recuerdo cuando cumplí 13 años, mis Papás me organizaron una fiesta de Disfraces en casa de mis Abuelos, rentaron un sonido disco, decoraron todo el patio trasero de Halloween, llevaron comida y unas pocas cervezas que mi Papá compro para mis amigos, claro que nadie tomaba alcohol a esa edad pero es justo cuando te sientes grande y quieres experimentar, fue el hit; Pero momentos antes, cuando todo estaba listo, la música sonaba, yo estaba disfrazada, esperando que mis invitados llegaran, me sentía muy mal, nerviosa, estresada, ¿y si nadie venia a mi fiesta?. Les cuento esto porque esa sensación la viví cada que era yo la festejada o anfitriona, mi fiesta de 15 años, mi despedida de soltera, mi baby shower, cenas en la casa, las primeras fiestas de cumpleaños de Arantza, etc. . . Con el tiempo comprendí que lo que estaba experimentando dentro de mi era un miedo al rechazo, algo que hoy puedo decir que se ha disminuido bastante, y la verdad es porque mi esposo, que es un gran anfitrión y conversador hace ese papel de ser mi Centro y yo solo hacer segunda en ocasiones, se que varios lo viven como yo.


Este año que acaba de terminar para mi, lo viví con muchas discusiones internas, y quiero compartirlo, porque al igual que yo, sé que hay mucha gente que siente lo mismo y que con solo darse cuenta de eso, de que alguien más lo pensó o lo esta viviendo, reflexionará su situación y probablemente ponga manos a la obra para resolverlo.

Como muchos ya lo saben yo soy de Lerdo/Gómez/Torreón ósea de La Laguna, soy Lagunera, sé que muchas personas no conocen estas Ciudades, pero están en el Norte de México, son 3 Ciudades que están pegaditas, y que en realidad hacen una Ciudad muy grande. Crecer allí me define, define mis creencias, mi educación, mi manera de relacionarme, pero al mismo tiempo me siento tan alejada de todo eso. Hoy en día aún me cuesta darme cuenta que todas mis experiencias vividas en Casa de mis Abuelos, en mi Colegio, en mi Colonia, con mi Familia, con mis amigos ya pasaron y nunca se volverán a repetir, que lo que un tiempo fue mi realidad ya no la volverá a ser nunca más, y claro siempre hay cosas nuevas por vivir, pero esas cosas nuevas serán realidades que conforme pase el tiempo y pase la vida se convertirán en pasado.

Este año viví días de soledad, días de frustración, días de risas, días muy lindos, en verdad que vivir cerca al Mar te cambia el ritmo de vida, el mar y su inmensidad siempre nos hará cuestionarnos sobre nuestra corta vida. A mi me recuerda que algún día yo no estaré pero que él seguirá aquí.

Si ustedes pudieran ver todas las experiencias lindas que se desenvuelven a la orilla de una Playa, momentos de familia, de novios, de personas con sus mascotas, de ejercicio, de leer, de pensar, pensar que quisiera detener muchos de esos momentos para siempre, con mis hijos enamorados de mi, que me llenan de besos y de cartas con corazones y arcoíris, de cervezas y ceviches con mis Papás y mis hermanos, de castillos de arena, de revolcones y de aprendizajes de las mareas.

Muchos días me desvele pensando en que no era justo que esto se vaya a acabar, y entonces pensaba que no tenia sentido mandar a dormir a mis hijos solos a su cuarto, ¿porqué mejor no disfrutar de dormir todos juntos?, pero en la casa hay reglas, y entre semana ellos duermen solos, porque por ahí leí que eso les ayudaba a construir su seguridad y su independencia, pero entonces estamos apostando a que vamos a llegar a vivir muchos años y que claro, cuando estén grandes Mamá los mando a dormir a su cuarto a tiempo y ahora son personas seguras e independientes, y si no . . . entonces no aproveche todas esas risas, abrazos, chistes, patadas, y todas esas cosas que pasan antes de quedarnos dormidos. Así pase muchas noches éste año, pensando si valía la pena trabajar tantas horas al día, si en ese “Vive el presente” que siempre escuchamos y que a veces no es tan gratificante y tranquilizante como todos lo pensamos, entraba el sentir una necesidad de experiencias bonitas diariamente, y comencé vivir enojada con la vida, porque entonces ya nada tenia sentido, total todo se iba a acabar en algún momento.

Algunos días me despertaba pensando, ¿será que hoy me voy a morir? . . y todas estas son conversaciones internas, mías, sin embargo hace apenas 2 días Arantza me pregunto, – Mamá ¿cuándo nos vamos a morir? . . enseguida le conteste: No sé amor, es como una sorpresa; Le causó gracia que dijera “Sorpresa”, porque para ella la palabra solo tiene significados positivos, enseguida me comento, – Bueno aunque no quisiera nunca perderte sabes que siempre vamos a estar conectadas, como un hilito que nos mantiene unidas, así igual si yo me muero sabes que siempre estaré contigo ok? . . ¡Claro! Y no es que ella se lo sacó de la manga, o de su mente tan ingeniosa, ella me repitió palabras que hace mucho tiempo yo le comente, cuando le hablé de la energía que nos une, la energía que nos mantiene vivos por siempre y para siempre, y la que nos hace atraer todas esas cosas lindas que merecemos.

Bastó esa plática para recordar Me mis pensamientos, mis sentimientos, todo eso que antes me mantenía en calma, me mantenía inspirada, creativa, enamorada de la vida y de vivir, de no estar preocupada por todo esto que me abrumó la cabeza, las ideas y mis días.

Por eso hoy decido y actúo en volver a conectar con mis emociones, con esa mujer que es complicada pero tan simple a la vez. Tengo muchas opiniones que compartir, ideas que escribir, creo que muchas de ustedes que me siguen y me leen merecen esa inspiración, buena energía y sobre todo merecen conocer a esa persona que en realidad soy, sin temor a sentir rechazo, porque si algo he observado en este mundo cibernético actual es que ocultarte es muy fácil, pretender ser alguien mas es común, y pocos son esos corazones valientes e interesantes que podemos conocer por estos medios, al final el internet y la energía es eso, estar todos conectados.

Feliz cumpleaños a mi,

De corazón Ana Araujo.